Abrazo de cuatro patas :)

TE AMARÉ APESAR DE TODO

NO AL ABANDONO NI AL MALTRATO

NO AL ABANDONO NI AL MALTRATO

Nuestra WEB

Eco / ¡Plop! Mi gato es un Garfield... y mi perro también .

REVISTA ALO

Foto: Fotolia

Si crees que gordita se ve más tierna, debes reflexionar sobre los peligros de la obesidad en tu mascota.

Se estima que más del 25 por ciento de los perros y gatos domésticos sufren de sobrepeso debido a los inadecuados cuidados de sus amos. En la alimentación y el ejercicio están las claves para evitar tener un peludo regordete en casa.

Perezoso, dedicado a comer y ver televisión, así es el popular gato naranja que la mayoría consideraría excesivamente tierno. Sin embargo, al igual que en los humanos, comer en exceso y no hacer ejercicio afecta la salud. Los gatos y los perros que sufren de sobrepeso pueden desarrollar problemas cardiovasculares y músculos esqueléticos (sobrecarga en los músculos y huesos), anomalías metabólicas (diabetes e hipotiroidismo), desórdenes gastrointestinales y patologías del hígado, de la piel e infecciosas.

¿Por qué obesos? El veterinario Julio Mora, médico interno y cirujano ortopédico de la UNAM, especialista en obesidad de mascotas, explica que pueden ser cuatro los factores de riesgo: "predisposición genética, castración, alimentación desbalanceada y falta de actividad física".

Por ello, para evitarla, debes tener presentes la raza y la edad de tu mascota para suministrarle la alimentación apropiada. "Los perros de razas como labrador, beagle o cocker spaniel están predispuestos a engordarse, así como los gatos criollos; además, después de los cinco o seis años las mascotas tienden a subir de peso", explica Mora.

En cuanto a la actividad física, los perros, al igual que los humanos, como mínimo deben hacer ejercicio (salir a caminar) 20 minutos tres veces por semana; aunque algunas razas hiperactivas como los beagle harrier, cocker o ponter necesitarán 'moverse' más que un yorkshire terrier o un french poodle. ¿Y los gatos? Para ponerlos en forma, podrías esconderles la comida en sitios altos, para obligarlos a buscarla.

Y si tu fiel amigo ya está gordito, debes detectar con tu médico veterinario la causa y seguir sus indicaciones para ajustar su dieta.

"La medicina veterinaria ha desarrollado la dieta nutrigenómica, que permite contrarrestar los factores de riesgo, como la predisposición de la raza", comenta el especialista. Además, en las principales tiendas veterinarias se consiguen concentrados especializados que regulan la actividad metabólica si tu mascota sufre de problemas del corazón o los riñones o si tiene diabetes, así como productos ligth.

No hay comentarios:

De dónde vienes tú?